Enhorabuena, vas a llevar un equipo I: El líder en las empresas tradicionales

En este primer artículo sobre liderazgo, la idea es explicar mi punto de vista de la evolución de un líder de equipo tal y como se hace en la mayoría de las empresas. No me parece que sea la forma más óptima, pero es bueno conocerlo para saber uno mismo en qué punto nos encontramos.

Cuando en tus inicios te toca llevar un equipo, lo más normal es que cometas errores. Si nunca has liderado un equipo de desarrolladores, es totalmente lícito que sientas por un momento que te falta el aire. Al fin y al cabo es una gran responsabilidad, o al menos así es como deberías verlo.

headache

Lo primero que tienes que tener claro es no cometer alguno de los errores más comunes y graves que comete cualquier principiante. De bote pronto, se me ocurren algunos como:

  • Tratar de hacer microgestiónNo es lo mismo tu organización personal que la distribución del trabajo de un equipo. Muchos cuando empezamos, nos agobiamos porque creemos que tenemos que saber todo lo que está haciendo cada miembro del equipo en cada momento. No vemos a cada persona como un componente autónomo, los vemos como herramientas que debemos utilizar para “paralelizar” nuestro trabajo. Gran palabra y peligrosa “paralelizar”, pero de eso ya hablaremos.

dilbert_-_la_microgestion_y_el_colon_de_la_secretaria

  • Ordeno y mando. Líder no es sinónimo de jefe. El liderazgo autocrático se caracteriza porque el líder es el que toma las decisiones, normalmente sin consultar y es el que tiene la última decisión y responsabilidad. Este tipo de liderazgo aplicado a un ámbito creativo produce desmotivación, ya que la mayoría de las personas no les gusta estar presionadas, lo que genera resentimiento hacia el autócrata. Este tipo de liderazgo no fomenta la cooperación ni la colaboración, con lo cual evita cualquier sinergia que pueda producirse.

autoritarismo

  • No confiar en el equipo. Normalmente quien no sabe delegar es porque no tiene confianza de que los colaboradores del equipo obtengan un resultado igual al que el líder hubiera conseguido por sí mismo. Si el líder no confía en el equipo esto generará desconfianza dentro del propio equipo (las emociones se transmiten), esto conlleva que no compartan información o sus propias ideas con el líder. El principio de la desintegración de un equipo es la desconfianza.
  • Creer que debes saber más y ser una referencia técnica o de negocio dentro del equipo. Este tipo de creencia resulta muy estresante para el líder y nunca acaba bien. Recuerdo hace años un jefe de equipo que decía que nunca le decía a ningún colaborador que algo no lo sabía ya que era un signo de debilidad. No tardó en ser sustituido por uno de sus colaboradores.
  • Hacer muchas cosas para parecer que estás muy ocupado.  Como no saben qué hacer, tratan de ocupar su tiempo para sentirse útiles (reuniones, documentos redactando lo que tienen que hacer, informes que nadie lee, etc.). Creo que en un chiste de Dilbert , éste le decía a un basurero que a veces sentía siguiendo las decisiones de gente sin ningún talento, a lo que le contesta el basurero que quien toma las decisiones es gente a la que le sobra tiempo, no talento. Esto es porque la gente con talento tiene poco tiempo ya que está arreglando los errores de la gente que toma decisiones.

las-mujeres

  • Dejar que hagan lo que quieran y como quieran sin ningún tipo de reglas de equipo. Esto aunque parezca lo contrario es un tipo de liderazgo (Laissez-Faire). Puede ser eficaz si el líder comunica con regularidad a su equipo los logros y objetivos. Es para equipos con miembros muy experimentados y cualificados. Lamentablemente, también puede referirse a situaciones en las que los líderes no ejercen como tales. Al no liderar a su equipo, dicen que “dejan hacer”.
  • Creer que el buen rollo lo es todo. Evidentemente un equipo en el que hay buen ambiente de trabajo es algo bueno, pero no lo es todo. Algunos líderes ponen por encima de todo el “buen rollo” y actúan tratando de que no existan conflictos en el equipo condicionando los resultados del proyecto al estado emocional de los miembros y conflictos entre ellos. Cualquier equipo debe pasar por una serie de etapas para convertirse en un equipo altamente efectivo, y en esas etapas entra el conflicto en juego. La resolución de conflictos es lo que hace crecer a los equipos.

180px-mendigo-buenrollista

He escuchado a muchos jefes dar responsabilidades a personas que  no tenían ninguna formación en liderazgo y decir: “esto se aprende sobre la marcha”. Efectivamente, sobre la marcha se puede aprender a bailar y a ladrar. El problema es que no es fácil distinguir cuando se debe bailar y cuando ladrar, hay matices. Por eso, los perros no han aprendido todavía a bailar flamenco. Esta reflexión tan absurda es idéntica a la de aquellos que dicen que el liderazgo se aprende sobre la marcha, la única diferencia es que mi reflexión absurda está argumentada.

Bromas aparte, un líder es una persona que debe conducir a su equipo hacia unos objetivos, hacerle crecer y evolucionar. Sin objetivos claros, nunca llegarán a ningún sitio. Se hablan de muchos tipos de liderazgo, pero normalmente un líder seguirá una evolución y debes tener en cuenta que es algo natural sobre todo si no tienes a un guía o mentor:

  • Nacimiento: estoy aquí, estoy perdido. Si nunca has llevado un equipo y nadie te ha explicado nada necesitas un periodo de adaptación. Cada persona se lo toma de una manera diferente:
    • Microgestión. Normalmente personas muy detallistas y bastante controladoras.
    • Copiando lo que vio hacer a su antiguo leader, para bien y para mal. Suerte de aquellos que tuvieron buenos maestros.
    • Dejar hacer y básicamente no ejercer como líder de equipo, simplemente centrarte exclusivamente en desarrollo, análisis o testing. Dependiendo de cuál es el origen del líder, suele tender a su zona de confort.
    • Leyendo, aplicando y preguntando. Suele ser la mejor si no tienes nadie que te enseñe.

laberinto-en-la-cabeza

  • Primeros pasos: líder papá/mamá. De la etapa de perdición se suele salir básicamente por inercia, aunque siempre existen excepciones. En este momento el líder se da cuenta que el buen ambiente de equipo es esencial y quiere que haya buen rollo y que le quieran. Se muestra comprensivo y se focaliza en que todos colaboren, se lleven bien y logren estar a gusto en su trabajo. Si les ven que se atoran en una tarea se sienta con ellos y les ayuda, incluso les hace el trabajo.  No debe confundirse con momentos puntuales en los que actúas como mentor, ya que la diferencia radica en que líder papá/mamá da más prioridad al buen rollo y protección paternal/maternal en el equipo que a evolución y obtención de objetivos.

sam_1296

  • Adolescencia: líder tamborilero. Te das cuenta que hay que ir hacia un objetivo y que el equipo tiene que tener los hitos claros. Haces reuniones de seguimiento y preguntas diariamente si tienen algún problema para continuar. Haces lo posible para que trabajen y no se encuentren ningún impedimento. Las planificaciones, las hacéis juntos o al menos les preguntas su opinión. Tal y como hace el tamborilero de una galera les marcas el ritmo. Recuerdo una de las expresiones de un antiguo jefe: “sabes que todo va bien cuando sienten el aire en la nuca… como en la galera”. No parece el zenit del liderazgo y produce muchísima desmotivación en el equipo. La motivación es lo que mantiene el equipo en cohesión a largo plazo, por lo que no parece aplicable a proyectos largos, más que nada por salud mental.

tambor

  • Juventud: líder democrático. Te das cuenta de quien consigue objetivos es el equipo, el equipo debe tomar las decisiones. Ellos deben decidir y participar en la planificación, debes escucharles y ayudarles resolviendo impedimentos pero también debes fomentar el trabajo en equipo. Sabes que debes delegar, confiar y que el resultado conseguido será un logro de todos. Tu cometido es lograr que el equipo sea un equipo altamente efectivo, lees sobre estos temas y empiezas a sopesar otros puntos de vista.  Quizá empieces a interesarte por cursos de asertividad, inteligencia emocional o liderazgo para conseguir mejorar tus skills como team leader.

lider

  • Madurez: líder transformacional. Eres un facilitador, ayudas a crecer a cada miembro de tu equipo. Eres capaz de detectar si debes aplicar mentoring si alguno de los miembros de tu equipo lo requiere. Fomentas el cambio y te adaptas a él, resuelves conflictos, eres proactivo, organizado y siempre con un objetivo/visión en mente. Practicas habitualmente la escucha activa, buscas las sinergias y siempre estás afilando la sierra (mejora continua). Miras más allá de los objetivos a corto plazo y consigues que los miembros de tu equipo también lo hagan. Tu equipo está altamente motivado y lideras con el ejemplo.

transofrmacional

Sin un curso de liderazgo, sin entender que hay por detrás de la motivación y la colaboración. Sin saber que es realmente la sinergia, de cómo se construye un equipo y sin saber casi nada de inteligencia emocional, es difícil que un team leader pueda llegar a mucho más sin ayuda que el liderazgo democrático o en el mejor de los casos transformacional, lo cual no está nada mal.  En la siguiente parte me gustaría explicar de la manera más sencilla posible en que partes debería focalizarse un líder de equipo. Os invito a leerlo y reflexionar.

PDFicono EXTENDIDO

REFERENCIAS:
[1] Trabajo en Equipo. Dinámica y participación en los grupos (Guillermo Ballenato Prieto) [2] Drive. (Daniel Pink) [3] Los siete hábitos de la Gente altamente efectiva. (Stephen R. Covey) [4] Servant leadership (Robert A. GreenLeaf)
Anuncios

3 thoughts on “Enhorabuena, vas a llevar un equipo I: El líder en las empresas tradicionales

  1. muy buen artículo. he de decir que me he sentido identificado en algunos aspectos, sobretodo en este: “Hacer muchas cosas para parecer que estás muy ocupado”

    me gustaría explicarte mi caso:
    En la empresa donde trabajo estuve gestionando varios equipos. Con los primeros iba todo muy bien, con objetivos claros y que conseguíamos alcanzar con calidad y antes de lo planificado. El equipo estaba contento y trabajaban a gusto, sin interrupciones.
    Al poco me dieron más responsabilidad, creo que no tenía la suficiente experiencia, pero empecé a llevar varios proyectos importantes. No tuve ningún mentor ni nadie que me apoyara o guiara en mis decisiones y acabé yendo hacia mi zona de confort y haciendo documentos e informes que al final nadie leía, con lo que me desmotivaba más, si cabe. Al final esos proyectos se acabaron disgregando entre diferentes departamentos y a mi me han dejado en el “Cementerio de Elefantes”.
    Al principio estaba muy cabreado, por que me cansé de pedir ayuda, formación, alguna guía o explicación de mis tareas y no me la dieron, con lo que durante unos meses culpé a la empresa de mi “fracaso” en esos proyectos.

    El problema que veo en mi caso es:
    1- responsabilidades demasiado elevadas que hicieron que me saturara.
    2- poca experiencia
    3- no sabía donde acudir ni a quien acudir
    4- me acabé despreocupando y haciendo informes que no se leía nadie.

    Han pasado unos cuantos meses y aunque estoy muy tranquilo, sigo con mal sabor de boca y muy desengañado con la empresa donde estoy.

    un saludo!

    Me gusta

  2. Muchas gracias Sergio por tu comentario- Me alegra mucho que te hayas sentido identificado porque eso es lo que intentaba buscar con el artículo, ya que el primer paso para avanzar es saber donde estamos y el siguiente saber hacia donde queremos ir. Sin estos dos puntos nunca podemos trazar ningún camino.

    Veo que has hecho un análisis de tu propia experiencia, lo cual demuestra que tienes gran capacidad de auto crítica, cosa totalmente necesaria en un líder. Sin conocer en absoluto los detalles de por qué te encuentras ahora mismo en un “cementerio de elefantes”, yo te haría una pregunta ¿que te impide cambiar la situación?, ¿que necesitas para cambiarla y salir de tu zona de confort?. Si lees el artículo anterior, hago mención a que llega momentos en la vida en los que hay que buscar tu queso.

    Lo ideal es que alguien te sirva como guía a la hora de liderar equipos, pero eso no ocurre tan habitualmente como debiera. Para eso existen libros, cursos y artículos que explican este tipo de cosas y muchas más. El caso es que para ir un poquito más allá, siempre hay que hacer un esfuerzo y tener la suficiente auto-crítica para estar dispuesto a escuchar y replantearte continuamente tus propias creencias, porque la mayoría de las veces estamos equivocados, y eso es normal también.

    Pregúntate a donde quieres ir. Cual es tu visión, como te quieres ver dentro de… ponle 5 años. Escribe en un Din-A4 en horizontal a la derecha todo aquello que quisieras conseguir relativo a esto que me cuentas. Piénsalo bien, no escatimes, se ambicioso y cuando acabes trata de imaginar como te sentirías tras haber conseguido esos objetivos.

    Cuando acabes, trata de mirar a tu alrededor, y piensa en tu situación actual y como te sientes al respecto. Vuelve a coger el bolígrafo y escribe como estás y como te sientes, pero esta vez a la izquierda. Deja el centro de la hoja libre, vacío, como si fuera una página en blanco que estás a punto de rellenar. Si te resulta más visual, taza lineas de separación: ¿dónde estoy?, ¿hacia donde quiero ir?.

    Como ya te puedes imaginar, la izquierda representa obviamente tu estado actual, debes identificarlo y sobre todo pensar que te hace sentir la situación. La derecha, tu objetivo, ambicioso o no, es un objetivo que te llena y te hace sentir bien y orgulloso de lo logrado. Tomate tu tiempo, reflexiona sobre la parte izquierda y la parte derecha de la hoja. Cambia, amplia los párrafos si crees que debes hacerlo.

    Después de un rato de reflexión, mira el centro, está en blanco. Mientras, no escribamos nada, mientras no hagamos ninguna acción, no trazarás la línea que une esos dos puntos: es imposible rellenar la nada con nada. Salir de tu zona de confort, requiere un esfuerzo, requiere acción. Empieza a escribir que deberías hacer para llegar a esos objetivos, que acciones deberías tomar. Apuntalas y fíjate como presente y futuro están ahora más próximos. Te recomiendo que mientras escribes, no te plantes si serás capaz o no de hacerlo. Simplemente escribe que deberías hacer, olvídate de juicios.

    Cuando hayas acabado, obsérvalo. Se trata de un camino, normalmente difícil, que requiere esfuerzos y muy probablemente renunciar a otras cosas. No tienes que acometerlo de golpe, ni siquiera tienes por qué seguirlo si no quieres, y es posible que incluso el camino no te lleve a tu objetivo y tengas que revisarlo continuamente. No existen balas de plata pero lo que es seguro es que te llevará a algún sitio. Lo importante es que seas consiente de que crees tú que deberías hacer para lograr tus metas.

    Lo que te llevó a tu presente y a sentirte mal con esta situación, sólo te es útil en la medida reconocemos cuales fueron los errores para tratar de no cometerlos en el futuro, pero para nada más. No lo sabemos todo, y la mayoría de las veces, con el tiempo llegamos a comprender lo que ocurrió entonces, ya que lo vemos con más claridad, experiencia y objetividad.

    Después de hacer este ejercicio, pregúntate a ti mismo ¿qué me impide avanzar?. Recuerda que no hay mayor sabiduría que la que proporciona el fracaso.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s